Colibrí

La orquídea y el colibrí

El colibrí.

Cuenta una leyenda guaraní que la muerte no es el final de la vida, el hombre al morir abandona el cuerpo en la tierra, pero el alma se desprende y vuela a ocultarse en una flor. Entonces aparece el colibrí, y con su pico espada recoge las almas para llevarlas al Paraíso.

Esa es la razón para que vuele de flor en flor, otra explicación es que no pueden andar ni correr por el suelo, pero son capaces de volar hacia atrás, hacia abajo y mantenerse suspendidos inmóviles en el aire, habita solo en América y se le considera el ave más pequeña del mundo. Y la más pequeñita de todas, es el zunzuncito, que la puedes encontrar en Cuba.

También se cuenta que hace mucho tiempo tanto que ni siquiera los hombres habían empezado a numerar el tiempo, en un rincón de la selva, sin buscarse, por casualidad, se encontraron un joven guaraní llamado Ágil y una joven llamada Flor, que pertenecían a tribus que no se llevaban bien. Se enamoraron y a escondidas se veían. Una mujer descubrió a la pareja y el escándalo llegó. Flor lloraba y rogaba, tanto, tanto, que su tristeza llegó a oídos de Tupá, dios grande y protector del pueblo guaraní, que la convirtió en flor.

Para Ágil era imposible cambiar el recuerdo de Flor por el olvido y la luna se apiadó de él y con palabras dulces le contó que la mujer amada ahora era una flor que ni el viento sabía dónde estaba y hasta el sol ignoraba la clase de flor que era. Ágil desesperado, lloraba y rogaba, tanto, tanto, que su tristeza hizo que Tupá se apiadara de él y lo convirtió en un colibrí.

Desde entonces Ágil va de flor en flor, ya que, buscando en todas, busca solo a una.

 

La orquídea.

Cuenta una leyenda que una hermosa mañana en la costa de Java una diosa cubierta solamente con un chal con tonalidades lilas y nácar quiso bajar a la tierra a dar un paseo por el bosque en el que abundaban robles, castaños y sándalos iluminados por el sol. Al anochecer la diosa yendo a su morada se olvidó su prenda en una de las ramas, una suave ráfaga de viento la arrojó al suelo. Unos hombres incapaces de ver toda la belleza de aquel chal lo pisotearon y lo dejaron en el suelo sin piedad. La diosa no iba a permitir tamaña injusticia, bajó al amanecer y enrolló su chal a lo largo de un tronco, como si lo abrazara, y de inmediato se convirtió en la más bella, misteriosa y delicada flor: la orquídea.

Desde entonces aquellos mortales que logran ver más allá de sus propios ojos reconocen en las orquídeas aquella visita fugaz de la diosa a la tierra.

Orquídea
Marieta Alonso Más
Marieta Alonso Más

Nace en Cuba en 1949. Hija de dos culturas, vive en España desde 1971, donde se licenció en Geografía e Historia en la Universidad Complutense de Madrid, en la especialidad de antropología americana. Sus cuentos han sido publicados en diversas revistas y antologías. En 2013 publicó su primer libro ¿Habla usted cubano? En 2016 un libro de cuentos infantiles: Y… ¿Por qué? En 2018 su primera novela: La huella de los adioses. Dirige con éxito los blogs Cuentos de Marieta y ¿Habla usted cubano?

Comentarios

Aún no hay comentarios. Se el primero en comentar :)

Queremos saber de ti. Déjanos un comentario

Te avisaremos por email cuando el autor responda a tu comentario.

Subscríbete para no perderte nada.

No te preocupes no mandamos spam.

Síguenos en Facebook

¿Quieres Apuntarte?

Contacta con admisión y empieza tu andadura.