Los aromas

Aromas de la niñez

La colonia de la abuela sabía y olía a violetas. Todas las mañanas se sentaba ante el tocador frente a un espejo ovalado. Deshacía y se volvía hacer aquel moño como un rodete en su nuca. Como si fuera un ritual, despertaba justo en el momento, en que se ponía unas gotas tras las orejas y el cuello. Dormía con ella y el sueño olfateaba su fragancia.

 

A la hora del desayuno su aliento denotaba el café con leche, el pan tostado con aceite, ajo picadito y una pizca de sal, que se acababa de tomar. Ese era su desayuno. Sus manos, en cambio, sí olían a pan de hogaza y chorizo casero, era por culpa de aquellos bocadillos gigantes, que cortaba en tres trozos, para el almuerzo del niño.

 

El sendero que llevaba a la escuela olía a alfalfa, a boñigas de vaca, a cagarrutas de cabras, a girasoles, a jaras. Regresaba a comer y desde lejos sabía que el cocido castellano le estaba esperando y la boca se le hacía agua, pensando en el momento del pringue. Algo delicioso ese tocino con pan. Los días de fiesta la abuela hacía bacalao, arroz y patata y de postre, leche frita o natillas que las tomaba con la cuchara sopera y no con la de postre. Era muy pequeña.

 

Por la tarde, iban en busca de leña y tenía que colocar muy bien los trozos en la leñera, la abuela pasaba revista. Los amigos venían en su busca y dando patadas al balón llegaba la hora de la cena: sopas de ajo y luego en una sartén con un poco de aceite, se sofreían los garbanzos que habían quedado de la comida.  Cuando veía que el pequeño se quedaba con hambre le hacía una tortilla francesa ‒que no gustaba‒ o un par de huevos fritos: ‒¡Abuela, qué rico! Luego al calor de la lumbre hacía sus deberes y a la cama.

 

Esperaba despierto a que la abuela viniera a acostarse a su lado. Cuando hacía alguna travesura, lo amenazaba con que iría a dormir solo a su habitación. Y como por arte de magia volvía a ser el mejor chico de la aldea. Desde que sus padres murieran, le daba miedo separarse de la abuela, no se le fuera a ocurrir dejarle solo.

 

Nunca se durmió antes de que ella se acostara. Su agua de violetas y el beso de buenas noches eran el preludio para caer rendido y eso que de niño pensaba que dormir era una pérdida de tiempo, cuando podría estar jugando en la era, con sus amigos.

 

 

 

© Marieta Alonso Más

 

Autora
Marieta Alonso Más
Marieta Alonso Más

Nace en Cuba en 1949. Hija de dos culturas, vive en España desde 1971, donde se licenció en Geografía e Historia en la Universidad Complutense de Madrid, en la especialidad de antropología americana. Sus cuentos han sido publicados en diversas revistas y antologías. En 2013 publicó su primer libro ¿Habla usted cubano? En 2016 un libro de cuentos infantiles: Y… ¿Por qué? En 2018 su primera novela: La huella de los adioses. Dirige con éxito los blogs Cuentos de Marieta y ¿Habla usted cubano?

Comentarios

Aún no hay comentarios. Se el primero en comentar :)

Queremos saber de ti. Déjanos un comentario

Te avisaremos por email cuando el autor responda a tu comentario.

Subscríbete para no perderte nada.

No te preocupes no mandamos spam.

Síguenos en Facebook

¿Quieres Apuntarte?

Contacta con admisión y empieza tu andadura.